Seguidores

martes, 29 de noviembre de 2011

Sinestesia.


                                               



Dejas tu presente a un lado para ver las imágenes de un pasado no muy lejano que transcurre por las televisiones del país. Jamás concentro tanta ira como cuando mis ojos contemplan la impotencia que aspira a estallar de mi pecho, atravesando cualquier pared.
A veces me pienso y digo que la avaricia recubre al mundo, pero en otras ocasiones contemplo, y mi estructura se deshace con el aleteo de un colibrí.

No recorren panfletos con nombre de gente ''importante'', pero si la sangre de personas con silencio.
No existe clamor que pueda ensordecer las circunstancias que transcurren con desgracia, no existe una señal en el mundo que indique el basta. 
Ni aún con Pangea aún existiendo bastaría para detener el propio argumento.

Una vida que se basa en un principio y un final. Un vaso de agua de dónde nadie puede tomar.
 
                         Un transcurso de vivencias sin respeto ni igualdad.

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Hay tanta avaricia que los colibrís huyen asustados lejos del hombre.
Miro y vomito, miro y vomito, miro y vomito.

Besos.

El hombre de Alabama dijo...

Por si acaso, que vuelva Pangea.

Madame Garburn dijo...

Tanta avaricia va a acabar con todos!

Manolo García dijo...

Querida amiga, siempre me haces reflexionar con tus palabras, tus textos, tus metáforas...

Sabemos que no vivimos en un mundo perfecto, y sabemos que los que luchamos por mejorarlo vamos a contracorriente, pero por si acaso, ahí estaremos, con ganas de luchar.

No te desanimes. Avaricia hay en todas partes.

Besos!!

Yo dijo...

…“Mi estructura se deshace con el aleteo de un colibrí”
¿Te das cuenta alguna vez, de la fuerza que invoca cada una de tus metáforas? Es impresionante, de corazón.
Pero escucha, a pesar de la rabia, no es deshonroso que en momentos nos alejemos un poco de las cosas que nos duelen y nos hacen sentir impotentes. Estoy segura de que necesitamos gritar, tanto como pasar de puntillas en alguna puntual ocasión.

Un abrazo Anne.

Juan Ojeda dijo...

Y el colibrí es la única ave que vuela hacia atrás; si, en eso se ha transformado el mundo, un vaso de agua imposible de beber... Ojala no nos permitan abrir el cuarto ojo, ¿Qué será de nuestra fiebre cuando veamos que las sombras eran los dioses y los cuerpos hologramas?

Tu literatura es sublime. Enorme abrazo amiga.

what katie did dijo...

Tu blog, es genial. Y la música también :) me gusta lo que escribís.

sofi dijo...

Bien fuerte la entrada, pero me gusto. Besos!

AnnGy Henríquez dijo...

Woo, woo, morí y resucite para escribirte, excelente entrada, JODER que es verdad. las cosas a veces hacen que los demás queden como miniaturas al lado de los demás, sabiendo que todos somos iguales en varios aspectos...
nos comentamos!

Amélie dijo...

Me gusta, me gusta

Imilce dijo...

El mundo está en coma, necesita una inyección de sentido común.

Descubrirte cada día me mola más, tu estilo tiene un toque especial :)

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...