Seguidores

sábado, 19 de noviembre de 2011

Locomoción.

                                                                   

Los versos arrinconados en una esquina, con el temor de que el invierno congele las pasiones de cualquier peregrino. Y el dolor de un lobo, que aúlla con la esperanza de volver a ver a su cría. Es curioso cómo las palabras tienen el poder de hacer daño, así cómo de aliviarlo. Cuanto poder en un simple aspire/vibración. ¿Qué podrá decir el viento en su defensa? Sintiéndose impotente ante la absoluta realidad que se presenta.

¿Qué clausura los labios de una madre cuando descubre el rojo en los ojos de un amado hijo?

¿Qué valor tuvo Cronos en su despecho?                                                               Laetitia.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Los labios de esa madre sólo puede clausurarlos la muerte.

Besos.

Alástor dijo...

El viento no necesita defenderse porque sabe que seguirá estando allí cuando todo lo demás se haya desvanecido... solo el mar y él seguirán hablando, alternando susurros y aullidos.

Cada vez me gusta más leerte.
Besos y té.

P.D.: Ya he actualizado mi entrada... poniendo mi correo para que se pueda enviar allí lo que sea (aunque era la dirección del perfil). Gracias de antemano...

noe dijo...

Las palabras tienen mucho poder, por eso se han de elegir con cuidado.

Juan Ojeda dijo...

El tiempo será esa bestia que nos consume por inocente potencia; y de alguna manera ubica nuestros hijos (los del ombligo y los de terciopelo) en una curiosa habitación de luna.

Una lágrima clausura los labios de esa madre; y quizas otra lágrima sea una apertura,,, por todas las pupilas rojas del porvenir.

Fuerte Abrazo.

Yo dijo...

La palabra tiene todo el poder que el corazón la gobierne, porque justo en éste es donde florecen las grandes verdades del que sufre, como las de aquellos que se sirven de ellas para proteger el dolor de sus allegados.

Como siempre, liberador tu texto, y reflexivo, sin duda.

Abrazos.

Madame Garburn dijo...

Simplemente impresionante.

Manolo García dijo...

También es necesario poner énfasis en las palabras para que tengan el efecto deseado.

Esto, a veces, es lo que provoca los mayores desastres sin pretenderlo.

Saludos!!

Imilce dijo...

Qué grande eso que dices, la palabras capaces de destrozar, o de componer.

Un beso

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...